//
Inicio

Última Entrada.

La tarde donde murió el sueño.

Salió el toro galopante e imponente como no había visto otro igual el matador. Negro zaino, encastado, astifino y con trapío. La bravura era latente a primera vista. El matador no le podía quitar los ojos de encima. El toro lo miraba fijamente. Era el momento de salir al ruedo. Primero, lance por verónicas, seguido … Sigue leyendo